Ainhoa Arteta (Soprano) PDF Imprimir E-Mail
domingo, 07 de junio de 2009

7 de junio de 2009.

Nacida en Tolosa (Guipúzcoa), la cantante vasca ensaya ya en Las Palmas de Gran Canaria su debut en la ópera “Manon Lescaut” de Puccini. Entre ensayo y descanso concede esta entrevista en la que expresa su confianza en el éxito de la representación, pasa revista a su andadura profesional y no disimula su esperanza con el cambio político registrado recientemente en el País Vasco.

  

— Su debut el domingo próximo en “Manon Lescaut” de Puccini en el Pérez Galdós de Las Palmas ¿qué alicientes reviste para usted? 

 

— Para mí es un paso importante. Es el principio de un repertorio nuevo en mi carrera. En los últimos cuatro o cinco años mi voz ha evolucionado y madurado. En esto he seguido un consejo de un paisano vuestro que es Alfredo Kraus, en el sentido de que la voz hay que escucharla. Con esta obra se abre una ventana a la posibilidad de hacer otras cosas siempre con muchísimo cuidado. Soy una persona tremendamente cauta. Prefiero pecar de ir lenta en esta andadura artística.

 

 — ¿Con qué se va a sorprender posiblemente el público canario que acuda a su representación? 

 

— Más que con la interpretación de mi persona, quizá con la producción, que es muy bonita, muy interesante. No tiene ningún averno, ninguna referencia práctica o concreta, sino que es bastante abstracta. Al no tener ningún tipo de adorno, lo que se resalta es la esencia del personaje, la vivencia y su trama. A nivel mío vocal, no sé si sorprenderé. Es un salto más de La Bohème, porque es una ópera mucho más densa vocalmente. En definitiva espero que sea una grata sorpresa para todos, no sólo para el público, sino también para mí, hablando egoístamente.

 

 — Una vez más va a contar con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y con el Coro del Festival de Ópera de Las Palmas. ¿Qué juicio le merecen ambos a tenor de experiencias precedentes? 

 

 No puedo tener más que elogios para todos ellos. La orquesta, con la que empezaré a ensayar la semana próxima, es de una gran calidad. Además, tengo la suerte de contar con el maestro Morandi; me da mucha tranquilidad y puedo confiar en él porque controla bastante la orquesta. En cuanto al coro confieso que cada día que veo trabajar a sus componentes no dejo de asombrarme. Este tipo de coros, que no son profesionales sino amateurs, que se esfuerzan y sacan sonidos como profesionales, me impactan y emocionan. Se trata de gente que está trabajando todo el día. Llegan a los ensayos a partir de las ocho de la tarde para quedarse metidos en el teatro hasta las once de la noche o más. Y al siguiente día tienen que madrugar para volver a sus trabajos respectivos. Es un esfuerzo que no se paga con todo el dinero del mundo. Su dedicación me conmueve. Son los que verdaderamente hacen la música por pasión y con altruismo.

 

 — Su trayectoria artística parece definir una inclinación por Puccini... 

 

 Sí. Es un compositor que me atrajo siempre. Me va bien vocalmente. Soy una persona que por muy hermosa que sea la música, por muy hermosa que sea la partitura, no la asumo si no me va vocalmente. Y de todas las obras de Puccini, mi favorita es “Manon Lescaut”; me parece la más bella. Por eso me produce doble placer interpretarla.

 

— ¿Le atrae algo especialmente del personaje que interpreta, hasta el punto de identificarse con algunos rasgos del mismo?


— El personaje es Manon, el mismo de Masanet, que ya he interpretado con anterioridad. A nivel interpretativo, su factor sicológico sinceramente no me atrae. No me parece la mujer más adecuada. Sí hay rasgos de ellas que, obviamente, todas las mujeres tenemos. Hay cosas con las que ciertamente me encuentro del personaje, pero la globalidad del mismo no tiene nada que ver con mi personalidad. Manon no es, desde luego, mi concepción de mujer ideal. 

 

— Esta semana protagonizó la clausura del segundo curso de Ópera en la Universidad de Las Palmas, con asistencia de unos 200 estudiantes universitarios al acto, que quedaron maravillados con la proyección de La Bohème, interpretada por usted en febrero de 2007 en el Auditorio Alfredo Kraus... 

 

 Yo aproveché la ocasión para transmitirles que vivimos en un mundo en el que todo viene prácticamente enlatado. Casi todo viene manufacturado. Es un mundo muy abstracto. Frente a esto, creo que la Ópera y el teatro son los géneros auténticos que nos quedan. La música en la Ópera es pura, integral, no hay nada que interfiera entre el artista y el oyente.

 

— ¿Observa que es seguida cada vez más por un público menos elitista? 

— Yo no le llamaría menos elitista. Es posible que cuando lleve más tiempo asistiendo a la Ópera se convierta en elitista. Yo no estoy en contra del público elitista, sino muy a favor, pero también del que entra y no sabe pero tiene afán de conocer y aprender. Es nuestro deber protegerlo, ayudarlo y mimarlo para que sea también parte del público elitista. El elitismo lo dan las horas de dedicación, el saber y escuchar acudiendo a muchas óperas.

 

— ¿Los efectos de la crisis económica global se dejan sentir también en su sector artístico? 

 

 Se percibe que ahora hay menos apoyos económicos. Es normal. Las prioridades son de carácter puramente social como las sanitarias u otras necesidades básicas. Pero también considero que la cultura es una gran necesidad de la población que hay que cultivar igualmente. Siendo conscientes de la situación de crisis, tenemos que ser solidarios con el teatro y rebajarnos el cachet para ayudar a superar este bache. Los artistas debemos apretarnos el cinturón. De lo contrario, pierde la cultura, el público, el teatro y tu mismo.

 

- ¿Cómo logra compatibilizar su ejercicio de madre de una niña de ocho años de edad con las exigencias profesionales? ¿Esta circunstancia le llegó a plantear serias dudas en determinado momento sobre la continuidad de su proyección como artista del bel canto?

 

- Muchas veces. Aquí sí que es verdad la necesidad y el apoyo de una familia impecable. Los que tenemos familias así nos tenemos que sentir inmensamente afortunados. Mi familia me ha arropado muchísimo. Un cantante de ópera no es sólo él, sino toda su familia. En la carrera se involucran todos los miembros de la familia con el cantante. Mi hija, pese a tener solo ocho años, es consciente de la madre que tiene y del trabajo que desarrolla. Es conciencia es fundamental para mi tranquilidad a la hora de desarrollar mi trabajo. Hay veces en que me dice “quisiera tenerte aquí conmigo...pero ya lo entiendo. Ese 'ya lo entiendo' de ella es muy importante para una artista, con la condición de madre como yo. Saber que tu gente lo sufre y lo entiende igual que tú, ayuda muchísimo.


— En septiembre se cumplen diez años de la muerte de Alfredo Kraus. ¿Retiene usted algo de su magisterio lírico? 

 

 Conservo buenos recuerdos de Alfredo , un dios en Bilbao, y de Rosa, su esposa. Detrás de un gran cantante siempre hay una gran mujer. Era su caso. También detrás de una gran cantante hay una gran familia y unos grandes hijos. Yo conocí a Alfredo en Nueva York, cuando gané el Metropolitan, en 1993. No compartimos escenario pero sí recibí clases suyas. Tengo una anécdota divina, que cada vez que la cuento me emociona muchísimo. Durante una de sus clases en Nueva York, recuerdo que yo me salí del grupo a despejar unas dudas. Me identifiqué como española y le planteé el problema que tenía con el ‘mi-be-mol’ de La Traviata. Me dio una clase magistral y me ayudó a superar la dificultad. A raíz de su enseñanza gané el concurso del Metropolitan. No coincidimos en escenarios pero sí en reuniones de amigos. Alfredo no era hombre de muchas palabras, pero las que decía eran precisas y muy importantes. Por eso yo tengo grabada a fuego la frase que me dirigió: “La voz hay que cuidarla y nunca obligarla, no pretendas que tu voz haga algo que no tiene”. Fue la filosofía de toda su carrera. Por eso era un lujo oírle cantar incluso a los setenta años y pico. Su voz era fluida, querida, mimada, un tesoro. Kraus es el gran maestro de cómo cuidar la voz.


— Una última pregunta ¿como ciudadana vasca considera que la nueva situación política en Euskadi es un avance para la pacificación y erradicación definitiva del terrorismo? 

 

 Yo me alegro muchísimo con la nueva situación. En mi familia, que es muy amplia, hay de todos los colores políticos: del PNV, del PSOE, del PP... El simple hecho de que haya una alternancia en el poder es muy positivo, comulgue o no yo con las ideas de quienes gobiernan.  Eso es la democracia. Lo que ha ocurrido es

un paso muy importante para el pueblo vasco.



Fotos: Yaiza Socorro

Texto: Amado Moreno


ENTREVISTA PUBLICADA EN LA PROVINCIA / DLP


icon Descargar ejemplar del periódico - PDF



 

 

Durante su estancia en Las Palmas de Gran Canaria, Ainhoa Arteta dedicó de puño y letra a Amado Moreno un ejemplar de su último CD, titulado La Vida.



 
Siguiente >
La Academia Cisneros, factoría galdense de progreso


Adelantada liberal de la época, fue el primer centro de la zona en habilitar aulas compartidas por alumnos de ambos sexos

Amado Moreno

Leer más...
 
Martha Leacock: “Mi padre era un hombre republicano, mitad socialista y mitad comunista”


“Pudo equivocarse al dejar sus fincas a los trabajadores. Era un idealista”, señala la empresaria ganadera, Martha Leacock Crawford

Amado Moreno  //

Leer más...
 



Teodoro Sosa

Alcalde de Gáldar

Tiene a gala el flamante alcalde su procedencia familiar de origen humilde. Y atribuye a Isidro Díaz, profesor de Química en el Instituto galdense Saulo Torón y miembro de la desaparecida Asamblea Canaria, una influencia decisiva para su deriva a la actividad política en la que lleva 12 años. La nueva etapa que Teodoro Sosa aborda desde ayer al frente de laCorporaciónmunicipal con un gobierno sustentado en una coalición, aunque ilusionante, no se presenta fácil por la exigua diferencia de votos respecto al grupo opositor (11-10).

Leer más...
 
Belisario Betancur
Ex presidente de Colombia



Belisario Betancur Cuartas nació el 4 de febrero de 1923 en Amagá, Antioquia, Colombia. Abogado, escritor y político conservador; ejerció la presidencia de Colombia entre 1982 y 1986.
Nacido de Amagá, es hijo de Rosendo Betancur León y Ana Otilia Cuartas. Nació en la vereda El Morro de la Paila, donde inició sus estudios. Continuó, becado, en el Seminario de Misiones de Yarumal, donde se graduó de bachiller en 1941. Estudió derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, donde se graduó como doctor en Derecho y Economía con la tesis «El orden público económico». Más adelante obtendría el grado de Doctor Honoris Causa en Humanidades de las Universidades de Colorado y Georgetown (Washington). Contrajo matrimonio en 1945 con Rosa Helena Álvarez, con quien tuvo tres hijos: Beatriz (odontóloga), Diego (ingeniero y agrónomo) y María Clara (abogada).
Leer más...
 
Antonio Castro Cordobez
Presidente del Parlamento de Canarias

Antonio Ángel Castro Cordobez es diputado de Coalición Canaria en el Parlamento de Canarias por La Palma, y Presidente del mismo en la Legislatura 2007-2011. Nació el 6 de octubre de 1946 en Los Llanos de Aridane (La Palma). Cuenta con las titulaciones de Ingeniero Técnico Agrícola, Técnico de Extensión Agraria, Sociólogo, Administrador de Fincas y ha ejercido como Profesor de Economía y Política Agraria de la Universidad de La Laguna (1983/87).
 
Leer más...
 
Rosario Berriel

Vicerrectora de Relaciones Internacionales e Institucionales de la ULPGC

Rosario Berriel Martínez
(Puerto del Rosario, Fuerteventura, Canarias, 1949) tiene una amplia y dilatada experiencia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Domina la gestión de la información y el conocimiento de idiomas. Posee una acreditada experiencia en las relaciones con organismos públicos y privados. Además, está convencida de que en un mundo globalizado como el actual, el avance científico debe producirse desde el intercambio y la cooperación entre docentes e investigadores de distintos contextos.
Leer más...